IDEOLOGIZANDO LA ECONOMÍA EN LA Uniss

Publicado por : | Fecha : 12-02-2016 | Comentarios 2 | Cantidad de visitas: 197

(Por: José F. González Curiel)

Por costumbres de la cultura occidental que nos ha “formado” y que nos invade de manera creciente, tan apegada a patrones de consumo como condición de la felicidad, en nuestra vida cotidiana tendemos a sufrir por lo que carecemos en lugar de disfrutar lo que tenemos. Como consecuencia, es muy frecuente escuchar a diario protestas e inconformidades en todo tipo de contexto obviando que vivimos en un mundo con su economía en crisis y en un país que transita por condiciones excepcionales de subdesarrollo.
Nuestra universidad ha dispuesto en los dos últimos años fiscales de alrededor de 21 millones de pesos para cubrir todo su nivel de actividad, de los cuales más de 17 se han destinado a salario y algo más de 4 millones a otros gastos de bienes y servicios. El presupuesto del Estado ha garantizado los procesos sustantivos de la Uniss y que en algunos casos ayudan a engrosar el salario real de los profesionales al recibir estos servicios que en otras partes del mundo hay que pagar.
Los gastos actuales de conectividad llegan a 10 600 CUC mensuales, lo que supone 6 CUC por cuenta de usuario aproximadamente. Se necesita de un uso más eficiente de este recurso a disposición de todos, en función de la formación de profesionales y de la superación. En el año 2015 se pagaron 297 mil pesos de viáticos para asegurar niveles de actividad correspondientes a los planes de trabajo para la comunidad universitaria; se pagaron 210 mil pesos por telefonía; se ejecutaron más de 30 acciones de mantenimientos y reparaciones con un costo de más de 500 mil pesos y se incrementaron en más de un centenar las computadoras disponibles para todas las áreas.
Si tomamos como referencia el gasto de nuestra institución en el año fiscal y se divide entre la matrícula total, se sobrepasó los 8 mil pesos por estudiantes al año, uno de los costos per cápita más altos del país si tenemos en cuenta las bajas matrículas actuales, las que deben incrementarse en próximos cursos teniendo en cuenta las transformaciones previstas en la Educación Superior. En ello influye también que se pagan 890 mil pesos de estipendio a estudiantes en el año.
La alimentación, tan criticada y que en realidad debe tener mejoría en su elaboración y variedad a pesar de las limitaciones en los suministros, cuesta a la institución alrededor de 1.2 millones de pesos y tuvo durante el 2015 un incremento del 3 % de los precios de compra. Un almuerzo promedio en los últimos meses puede tener una ficha de costo de alrededor de 6 CUP y se vende de manera subsidiada a trabajadores en un módico precio de alrededor de 1 CUP.
La situación financiera del país no posibilitará grandes crecimientos en los gastos de la Universidad, el ligero incremento presupuestario para el año 2016 se concentra en la contratación de fuerza de trabajo para asumir los retos en el alza de matrículas prevista a partir de septiembre. Ello presupone explotar las enormes potencialidades de ahorro que hoy tenemos en partidas como la energía eléctrica, los viáticos, la telefonía, entre otras.
Es necesario potenciar los mecanismos de planificación y control de los recursos para que no exista una luz o una computadora encendida innecesariamente, hermetizar los locales climatizados, usar racionalmente el clima instalado, controlar el uso de los teléfonos y de los viáticos para poder asegurar financieramente aquellas partidas que se protegen como son los casos de salario, estipendio, alimentos, mantenimientos y reparaciones…
Un análisis de la vida económica en la Uniss merece un balance coherente de garantías y carencias para fomentar una adecuada cultura económica, alejada de la nociva tendencia a criticarlo todo sin reconocer nada en un contexto donde la economía mundial muestra enormes fisuras producto de la crisis que no termina, donde potencias como China y Japón siguen en franca recesión y otras como Rusia y Brasil proyectan decrecimientos para el 2016, lo cual mantiene muy tensa la situación para nuestro país y para nuestros socios comerciales más importantes y no se puede desestima en los debates de reuniones, clases y pasillos.
Este debe ser el espíritu que prime en las asambleas de discusión del presupuesto de cada área a partir del día 18 de febrero, según cronograma sindical. Su principio básico debe ser cómo usar mejor el recurso del que dispongo en todas las actividades de la institución, sabiendo lo difícil que será disponer de más en el futuro inmediato.

(02) Comments

  1. Luis José said on

    José explicame bien que tiene que ver las políticas económicas en recesión de China, Brasil, Japón y Rusia con la mala elaboración de la comida en nuestro comedo?

  2. Jose said on

    Nada, colega… Lo que yo no veo el vínculo que tu le buscas porque en la redacción del trabajo no la hay. La crisis mundial impacta en la macroeconomía del país pero no en la calidad de la elaboración de alimentos en nuestro comedor. En eso influyen otras cosas que también pasan en nuestras casas.

Escriba un comentario